Buscar en este blog

23 jun. 2015

Otra fiesta convocada por las redes sociales en nuestra ciudad, tiene saldo trágico

Fue a una fiesta Facebook y acabó en terapia, con un balazo

Gonzalo Giménez (16) lleva 10 días peleando por su vida en el Hospital. Había salido a divertirse junto a su hermano gemelo. Pero el encuentro se desmadró y se produjo una balacera. Hay dos detenidos 
 
Gonzalo Giménez y su hermano gemelo, Matías, habían salido de su casa en Las Delicias entrada la noche del sábado 13 de junio. Antes, les avisaron a sus padres que se iban a una fiesta de 15. Pero no dieron mayores precisiones.

Lo concreto es que los hermanos tomaron rumbo hacia el barrio vecino, Oncativo, donde se había organizado una “fiesta Facebook”, como se les llama a los encuentros nocturnos que se arman espontáneamente en la red, sin que el dueño de casa necesariamente conozca a todos los invitados.

“Me dijeron que se iban a una fiesta de 15, pero era ese tipo de jodas que hacen los chicos; con decir que mis hijos ni siquiera sabían quién era el que la organizaba”, confió ayer Braulio Giménez, un albañil de 49 años que desde hace diez días está a las corridas entre la fiscalía de Primer Turno y la terapia intensiva del Hospital San Antonio de Padua, donde uno de sus hijos está peleando por su vida.

Entrada la madrugada del domingo 14 de junio, Braulio fue despertado por uno de los mellizos, Matías, que entró como una tromba: “Le pegaron un tiro a Gonzalo”, avisó antes de volver corriendo al escenario de la balacera.

Cuando el padre llegó a barrio Oncativo, le dijeron que ya se habían llevado a su hijo al Hospital y que lo habían hecho en un auto particular porque la ambulancia no puede ingresar al sector.

En medio de una balacera que aún nadie pudo explicar cómo se originó en plena fiesta, Matías recibió un impacto de bala a la altura del estómago. El proyectil -que diez días después sigue alojado en su cuerpo-, le perforó el hígado y el intestino.
Los médicos lo operaron al día siguiente de internarlo y el joven sigue en situación sumamente delicada, y sedado.

“La Policía y el fiscal Guzmán actuaron bien, y el caso ya está clarificado, se sabe que fueron tres los que anduvieron a los tiros”, comentó Braulio.

De esos tres sospechosos ya hay dos que fueron detenidos y habrían sido trasladados a la ciudad de Córdoba. Tienen 17 años y uno de ellos ya tendría serios problemas con la ley.

“Creo que hacía una semana nomás que lo ha-bían sacado de una institución”, apuntó Giménez.

Pese al hermetismo que impera en el sector, los investigadores pudieron determinar que hay una persona, que tendría más de 18 años, y que está siendo intensamente buscada por la policía. “Mi hijo de a ratos está despierto, pero tratamos de no hablar del tema para no afectarle; lo fundamental ahora es que salga adelante”, comentó su padre, con preocupación.

Fuente: Puntal 23.06.15