Buscar en este blog

25 jun. 2015

Jara y el fútbol nuestro de cada día

La ilusión se pone en marcha cada vez que se inicia una competencia internacional de cualquier deporte, ni que decir cuando ese deporte es el fútbol, especialmente para Latinoamérica.

Cuando se inició la Copa América, por estos días de Junio del 2015 en Chile, el panorama del fútbol mundial está bajo sospecha después que se comenzaran a vislumbrar  los bochornosos sucesos de corrupción desde la entidad rectora, nada menos que la FIFA. Entonces una onda expansiva se extendió hacia la CONMEBOL abarcando a nuestra infranqueable AFA hasta encubrir el cielo de los estadios donde la bola se echa a rodar, en ese juego que nuclea a muchos de los mejores seleccionados del mundo.

Allí y ahora todo queda bajo sospecha, por que la ejemplaridad del juego esta viciado desde la cumbre donde están los que mandan. Pareciera que todo es posible, que las reglas están hechas para violarlas y que dentro de un campo de juego cualquier cosa se puede hacer. Golpear sin piedad se relata como " jugadas fuertes", presionar con todas las mañas posibles dan cuenta de  "muestras de coraje" o "garra" de los que transpiran la camiseta.Ni que hablar de los arbitrajes...

En ese contexto el seleccionado de Chile, paradójicamente dirigido por un argentino, se afana por lograr ese anhelado podio del que nadie se quiere bajar. Lo demostraron los jugadores de Uruguay anoche, el último campeón que estaba más que jugando, peleando por quedar en el torneo. Y de pronto... la expulsión de una de sus figuras Edison Cavani... fue lo que mostró la TV. La razón:  por un manotazo a Gonzalo Jara un chileno  que sin pudor se desplomó cómo si hubiera recibido un disparo.

El reverso de la imagen fue patética: Jara previo a recibir el golpe, diciéndolo en forma elegante le "tocó la cola" a Cavani , pero realmente si Ud lo vió apreciará en la foto que le hizo un "tacto rectal"que le debe haber llegado hasta la próstata a su colega uruguayo provocando la respuesta del charrúa.

Hoy los chilenos están muy contentos con el pase a semifinales y el gesto del jugador pasará quizás a engrosar las anécdotas de este rudo deporte que gracias a los hábiles muchahos y sus permisivos arbitros y dirigentes en general, dan muestra cabal de que la hidalguía en el deporte como en la vida es una antigüedad que pocos recuerdan y menos practican.

CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS DE RIO CUARTO