Buscar en este blog

15 sept. 2015

Un policía de la ciudad a juicio por venta de drogas

Por venta de drogas juzgarán a un policía, a su pareja y a su hermano 
 
Jacinto Bernardo Frangie (45), su mujer Marina Mansilla (39) y Antonio Simón Frangie (42) habían sido sorprendidos en mayo de 2014 por un operativo que Drogas Peligrosas hizo en el oeste de la ciudad
Un policía de la ciudad junto a su mujer y a su hermano serán llevados a juicio el lunes 28 de septiembre en los Tribunales provinciales.

Los tres se encuentran acusados de tenencia de drogas con fines de comercialización, luego del espectacular operativo que la tarde del 16 de mayo del año pasado montara la división Drogas Peligrosas en el domicilio de los acusados, en Sadi Carnot 1.024.

Allí, el sargento primero Jacinto Bernardo Frangie y su mujer, Marina Mansilla, habrían sido sorprendidos luego de haber vendido dos gramos de cocaína a un hombre al que hicieron pasar a la vivienda.

La “transa” habría quedado en evidencia luego de que la Policía siguiera el auto del comprador y lo detuviera con la droga en forma cilíndrica, acondicionada en papel film transparente y cinta negra.

De inmediato, efectivos de Drogas Peligrosas allanaron la casa con una orden judicial del Juzgado de Faltas. Al ingresar por la planta alta se toparon con una sola persona, Antonio Simón Frangie, quien es hermano del policía que ocupaba la planta baja junto a su familia.

Después de registrar el dormitorio, Frangie hizo entrega, de manera voluntaria y en presencia del testigo, de dos envoltorios con 3,4 gramos de clorhidrato de cocaína. Según la acusación que formulara el fiscal Walter Guzmán, en el placard encontraron un rallador con restos de cocaína junto a envoltorios para droga.

Mientras eso sucedía, en la planta baja, otros agentes registraban a Jacinto Frangie y a Mansilla y luego de inspeccionar distintas habitaciones se habrían topado con varios elementos de prueba, como un envoltorio de nylon blanco con ocho trozos cilíndricos recubiertos en papel film y nylon negro termosellados de cocaína compactada (tizas de cocaína), por un peso total de 82,2 gramos. Otro envoltorio con 28,8 gramos de cocaína; un vidrio y sobre éste 0,5 gramo de clorhidrato de cocaína en polvo, esparcida en forma de una línea, una hoja metálica de color gris oscuro (hoja de un cúter); una tarjeta de plástico Neverland; un trozo de bombilla plástica (sorbete), todos con restos de clorhidrato de cocaína; un trozo de cocaína de forma irregular por el peso de dos gramos, que se hallaba en el interior de un colador metálico gris. Además, les incautaron dos tizas de 7 y 8 gramos de la misma droga.

Cuando fueron indagados, los tres negaron la acusación en su contra y se abstuvieron de seguir declarando.

Fuente: Puntal 15.09.15