Buscar en este blog

24 sept. 2015

Caso Niembro: antecedentes que lastiman al PRO, referidos por los medios


El caso Niembro no es el primer escándalo de Macri por pauta oficial. Centurión se quitó la vida tras una dura denuncia de malversación.

Macri y la pauta oficial, el trágico antecedente que el PRO quiere olvidar

En 2010, una denuncia por contrataciones directas terminó con el suicido de un funcionario. La denuncia de los “Lilitos”.



El caso Niembro no es el primer escándalo de Macri por pauta oficial. Centurión se quitó la vida tras una dura denuncia de malversación. |
Aceptar la renuncia de Fernando Niembro y echar a un funcionario porteño fue la salida que eligió Mauricio Macri para ponerle fin al escándalo desatado tras la difusión de los contratos que la Ciudad le adjudicó a su primer candidato a diputado por la Provincia. Se trató de un duro golpe a la carrera presidencial del alcalde, pero apenas un soplido si se lo compara con el antecedente inmediato que todo el PRO quiere olvidar.

Paradojas de la política, la trágica historia empezó con la denuncia de la entonces legisladora del ARI Rocío Sánchez Andía, que responde a la hoy aliada macrista Elisa Carrió. En octubre de 2010, los “Lilitos” denunciaron al secretario de Comunicación porteño, Gregorio Centurión, por delitos de malversación de caudales públicos, administración fraudulenta y negociaciones incompatibles con su función.

Los argumentos de la demanda presentaban distintas similitudes con el caso Niembro. Se trataba de millonarias contrataciones directas a socios, familiares y amigos de los funcionarios denunciados: la demanda abarcaba a la asesora contable de la Ciudad, Alejandra Suarez y al director de planeamiento de Medios, Rubén Azcárate.

“Azcárate le entrega contrataciones directas a tres empresas, por lo menos, de exsocios o socios. Las firmas son Media Estrategy S.A., Central Media S.A., y Devicom S.A., las tres empresas tiene domicilio en Avenida Córdoba 323, comparten directorio y una tiene en su composición original a Azcárate como miembro de directorio”, explicó a Perfil.com Sánchez Andía. Sólo las tres empresas que se vinculan a Azcárate facturaron, entre 2008 y 2010, 11,9 millones de pesos.


Al preinfarto que sufrió ese octubre se le sumaron peores noticias en noviembre. Le quitaron la autoridad sobre la caja publicitaria, la relación con los medios y el manejo del sitio web de la Ciudad.  Peor aún, la investigación judicial no le daba tregua. Ese mismo mes, se libraron ordenes de allanamiento a la secretaría de Comunicación Pública, lo que implicaba un verdadero escándalo para la gestión PRO.

Por esas u otras razones, lo cierto es que Centurión decidió quitarse la vida el 19 de diciembre de 2010.

Fuente: Perfil 21.09.15