Buscar en este blog

10 sept. 2015

"Hospital durlock" del Chaco : las fallas que matan.

"Hospital durlock": preocupan las fallas edilicias en un centro infantil de Chaco

Por la imagen de un llavero que apareció en una placa radiográfica, detectaron una fuga de radiación en el edificio del Avelino Castelán, que la Presidenta inauguró en mayo

Por Fabiola Czubaj


Violación del secreto profesional y del secreto de Estado. Nada más ni nada menos. Ésos serían los motivos de los sumarios que se les iniciarían a médicos y técnicos del nuevo Hospital Pediátrico Avelino Castelán, en Chaco, si denuncian problemas graves de infraestructura. En una sala de rayos X se pueden obtener placas en las que quedan impresos objetos metálicos que están del otro lado de la pared de durlock y sin la protección de plomo necesaria para evitar los riesgos de la fuga de radiación.

Así se pudo conocer luego de que la Gremial Médica Hospitalaria de la provincia registró esas imágenes. En las pruebas que se hicieron para comprobar la seguridad de las instalaciones se pueden ver un llavero colgado en una sala vecina, una moneda detrás de uno de los vidrios de la sala o los sujetadores metálicos de las placas de durlock. La sospecha surgió luego de que se hicieron placas a pacientes que despertaron el asombro de los técnicos.

El lugar donde se hacen las radiografías comparte el pasillo con seis consultorios de atención pediátrica y una sala donde las obstétricas atienden a las embarazadas o las madres de bebes internados, según detallaron a LA NACION representantes de la organización gremial que concurrieron al flamante hospital de Resistencia, ubicado a poco más de tres cuadras del edificio antiguo.

En el lugar, según pudieron reconstruir los delegados, el personal técnico y médico les informó a las autoridades los riesgos de la "filtración" de radiación. La respuesta fue que se iniciarían "sumarios por violación del secreto profesional y del secreto de Estado" si estas deficiencias trascendieran.

"El edificio nuevo está terminado, pero adentro, estructuralmente, es todo durlock. Y llevó varios años esa construcción", detalló Azucena Gallard, miembro de la Gremial Médica, que representa a la mayoría de los 1100 médicos que tiene la provincia.

"Los colegas explicaron el riesgo que tiene semejante exposición y no les hicieron caso -contó una profesional que pidió reserva del nombre por temor a alguna sanción-. Entonces, pusieron un cartel grande que decía que las radiografías estaban suspendidas por fuga de radiaciones. Las autoridades arrancaron el cartel y les dijeron que a todos se les aplicaría la violación del secreto profesional y se iniciarían sumarios por violar el secreto de Estado porque esto no podía trascender. Esto genera miedo porque amenaza el ingreso que tenemos muchos que somos cabeza de familia."

Anteayer, cuando se difundieron por las redes sociales algunas de las imágenes, comenzaron las obras. "Están colocando placas de plomo sobre las paredes de durlock. Las sujetan con pegamento. Pero esas placas, de unos dos metros de alto, no llegan al techo. Y no sabemos si eso es seguro. Quedan unos 80 centímetros de pared libre", agregó.

Reglas estrictas

Existen normas de seguridad para las instalaciones con equipos de radiología. Eso incluye desde el blindaje adecuado y suficiente hasta la señalización y los cuidados en el acceso y el uso del lugar. "Si se coloca un objeto del otro lado de la pared de la sala con una placa y sale el objeto, eso significa que la radiación está atravesando la pared", explicó Francisco Garaguso, asesor en radioprotección del centro Diagnóstico Maipú, de la ciudad de Buenos Aires .

"Desde el punto de vista técnico -precisó-, cuando se hace el cálculo de blindaje con plomo, por normas internacionales, se busca que la radiación del otro lado de la pared esté dentro de los valores máximos permitidos, que no afecten la salud. En la práctica, una pared de durlock no puede dejar de llevar plomo. Si es de ladrillo u otro material similar de construcción, existe una equivalencia (con el plomo necesario) que se tiene en cuenta para ese cálculo. El durlock es yeso que no tiene prácticamente ningún poder de atenuación. Se calcula como si fuera un papel."

En general, no sólo se blinda detrás del lugar que recibe el disparo directo, sino también el resto de las paredes por la radiación dispersa. "Si hay ventanas, hay que poner un vidrio común de unos 7 u 8 cm de espesor o un vidrio plomado, que es más costoso", agregó Garaguso. Las normas indican que si las paredes dan a un lugar con ocupación permanente, como consultorios, el blindaje debe llegar hasta el cielorraso. El plomo detrás del lugar donde se hace el disparo debe tener unos 3,5 mm de espesor. Existe la ley 17.557 que rige cuáles son las normas para este tipo de instalaciones.

La Presidenta había inaugurado el nuevo hospital Castelán a comienzos de mayo, pero la mudanza recién comenzó hace un mes.

Fuente: La Nación 04.9.15