Buscar en este blog

2 sept. 2015

En la Guatemala de Arjona, el presidente perdió su inmunidad y el pueblo festeja

Otto Pérez Molina está acusado de corrupción aduanera; ayer perdió la inmunidad judicial que lo amparaba
 
Apenas se supo que al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, le habían retirado su inmunidad, fuera del Congreso los manifestantes comenzaron a corear: "El pueblo, presente, no tiene presidente".

Se ha convertido en uno de los lemas de la gente, pero la realidad es que el mandatario, en la cuerda floja por un escándalo de corrupción que ha generado movilizaciones históricas en el país, por ahora sigue al frente del Poder Ejecutivo.

Por cuánto tiempo y de qué forma logrará hacerlo, es una incógnita.

Con el voto de 132 diputados, de los 105 necesarios, Pérez Molina, de 64 años, se quedó este martes sin inmunidad —la primera vez que un presidente guatemalteco sufre esta situación— y ahora podrá enfrentar a la justicia.

Apenas dos horas después de haber sido desaforado, el juez Miguel Ángel Gálvez otorgó medida de arraigo solicitada por el Ministerio Público (MP) para evitar su salida del país, con lo que queda abierta la posibilidad de que se le dicte una orden de arresto.

La fiscal general, Thelma Aldana, indicó que luego de haberse retirado la inmunidad "el presidente será sometido a los tribunales del país, como un ciudadano ordinario".

Cuestionada por si la decisión del presidente de aferrarse al cargo interfiere en el proceso, Aldana dijo que no, que en este momento Pérez Molina tiene las mismas condiciones de un "ciudadano común" aunque esté en el ejercicio de la Presidencia.

La fiscal dijo que, "a corto plazo", también analizan pedir la prisión preventiva del presidente. Los fiscales están estudiando el caso, y aunque no descartan imputarle más delitos a Pérez Molina, por ahora lo acusarán de "asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera".

Pérez fue acusado el pasado 21 de agosto de liderar una red de defraudación fiscal denominada "La Línea" que cobraba sobornos a empresarios para evadir impuestos aduaneros, cuya existencia fue revelada el 16 de abril.

Aldana reconoció que la situación actual le provoca una "mezcla de sentimientos", ya que aunque Guatemala está evidenciando que "nadie es superior a la ley", es una "pena" que un presidente en el ejercicio del cargo "sea sometido" a un proceso.

No obstante, agregó que el caso "La Línea", del que supuestamente Pérez Molina y su ex vicepresidenta Roxana Baldetti (ya en prisión) eran los líderes, es "muy grande" y aún queda mucho material por investigar.

Fuente: BBC