Buscar en este blog

15 sept. 2015

Refugiados: la fotografía del drama y El Bosco


Por CEES NOOTEBOOM

San Cristóbal, de El Bosco.

Y ha tenido que ser la fotografía de un niño ahogado en una playa de Turquía, el pasado 2 de septiembre, para que el mundo reaccionara ante el auxilio de los sirios. El holandés, Cees Nooteboom estaba concentrado escribiendo un libro cuando vio en la portada de EL PAÍS esa imagen que segundos después relacionó con un cuadro de El Bosco: “El presente muestra a un hombre de uniforme y botas pesadas con un niño en sus brazos. Del niño sólo pueden verse las pequeñas piernas y sus pequeños pies. Todavía es tan pequeño que alguien más debió haberle puesto los zapatos. Usted sabe inmediatamente que el niño está muerto, se puede ver en la cara del hombre de uniforme. Él está sufriendo, pero no por sí mismo, sino por el niño, el fracaso (quiebra) del mundo.

 El día anterior yo estaba escribiendo sobre El Bosco -el libro aún estaba abierto en mi mesa. En él hay un famoso cuadro de un museo en Rotterdam, el Santo Christopher.

 La historia es muy conocida: Un gigante pagano, Reprobus, encuentra un niño en la orilla del río y entiende que quiere ir al otro lado. Él lo levanta sobre sus hombros y vadea a través del agua. En el río el niño se vuelve más y más pesado, hasta que casi ya no puede llevarlo. El niño es Cristo. Desde entonces el hombre se llama San Cristóbal, el hombre que llevó a Cristo. Él es el protector de todos los viajeros. En la pintura, Cristóbal tiene la misma actitud que el soldado en la playa turca. Doblado ligeramente hacia adelante, con extremo cuidado lleva al niño al otro lado del río, donde estará a salvo. En el cuadro, ese hombre mira hacia la derecha, al igual que el hombre del presente con el niño en brazos tiene su rostro hacia la derecha. Es como si este niño también fuera demasiado pesado, y lo es, por el peso de la muerte. El niño era demasiado pesado para Europa, porque Europa no existe. No podía llevar a ese niño”.

Fuente: El País 14.09.15