Buscar en este blog

22 ago. 2015

La muerte del joven militante en Jujuy: opinión sobre el clima político en el país



    Crece la tensión por el militante asesinado

    LA MARCHA EN CÓRDOBA. Con carteles con la leyenda “Democracia de luto”, militantes de la Juventud Radical realizaron anoche una concentración frente a la sede partidaria para reclamar justicia por el asesinato del militante jujeño Jorge Ariel Velázquez (Sergio Cejas/LaVoz)La familia del joven jujeño desmintió a la Presidenta sobre su pertenencia a Tupac Amaru. También la UCR acusó a la mandataria de “faltar a la verdad”. Presentaron fotos en las que la víctima aparece en una marcha de jóvenes radicales. Hay tres detenidos.

    Por Horacio Serafini
     
    La violencia política por el asesinato del joven jujeño Jorge Ariel Velázquez endurece la campaña electoral y acrecienta la tensión entre el kirchnerismo y la oposición. El caso adquirió ayer mayor voltaje cuando la familia del muerto desmintió a la presidenta Cristina Fernández de que haya sido militante de la organización kirchnerista Tupac Amaru que lidera Milagro Sala.
    También el radicalismo insistió en la pertenencia de Velázquez a ese partido, presentó fotos que así lo prueban y acusó a la jefa de Estado de “faltar a la verdad” cuando por cadena nacional la noche del jueves aseguró que, según certificación de la Justicia electoral jujeña, el joven asesinado era afiliado del Partido por la Soberanía Popular, que también lidera Sala.

    “En ningún momento estuvo haciendo política para Milagro Sala”, dijo a la prensa la cuñada de Velázquez, Silvia Vázquez. “Estábamos haciendo política para Gerardo Morales y Julio Bravo”. Morales es el senador nacional radical y candidato a gobernador jujeño por Cambiemos (UCR, PRO y CC). Bravo es el diputado provincial y candidato radical a intendente de la localidad de San Pedro, donde vivía Velázquez.

    La cuñada aseguró que Velázquez comenzó a militar por la candidatura de Bravo cuando ella hizo una reunión en su casa el 24 de marzo pasado y contó que el joven estudiaba en la escuela secundaria que dirige la Tupac Amaru, pero que nunca estuvo afiliado a la misma. “Me dijo que no estaba afiliado a ningún partido”, agregó.

    La militancia de Velázquez en el radicalismo, que desmentiría los dichos de la Presidenta (“no era militante radical sino afiliado al Partido Soberanía Popular”, dijo ella), también fue respaldada ayer con la difusión por parte de la Juventud Radical jujeña de fotos en las que el joven asesinado aparece en una marcha callejera con una remera con la consigna “Julio Bravo intendente”.

    Velázquez murió el miércoles pasado después de haber permanecido internado en terapia intensiva desde que el sábado 8, previo a las Paso del día siguiente, fue baleado por la espalda con un arma del calibre 22 cerca de su casa y luego de realizar tareas proselitistas con otros jóvenes radicales.

    El senador Morales aseguró que Velázquez, de 22 años, militaba en la Juventud Radical, pero al mismo tiempo admitió que “estaba afiliado” a la Tupac Amaru desde marzo pasado “por obligación”, supuestamente para poder asistir a la escuela secundaria de la organización que lidera Milagro Sala.

    Por su parte, el senador Ernesto Sanz, jefe de la UCR, acusó a la Presidenta de “faltar a la verdad”, le reclamó que “debería ocuparse de descubrir quiénes lo mataron” y sostuvo que fue afiliado “compulsivamente” a la Tupac Amaru.

    Mientras el radicalismo insistió en considerar el asesinato como un hecho político, desde el Gobierno nacional se sostuvo lo contrario. “No pareciera tener nada que ver con la política”, dijo el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en su habitual ronda periodística matutina. “Hay tres personas detenidas que parecen ser los responsables de los hechos, y no están ligadas a la política, con lo cual es un tema que importa desde la satisfacción judicial”.

    La fiscal jujeña a cargo del caso, Silvia Farral, dijo que por ahora no tiene elementos que permitan vincular el hecho con la política, antes de disponerse a interrogar a los tres detenidos. El gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, confió en un pronto esclarecimiento y se solidarizó con la familia.

    Fuente: La Voz 22.08.15