Buscar en este blog

14 jul. 2015

Y un día... Carlitos volvió


Y un día ... Carlitos volvió. Cómo él lo expresara:  en su mejor momento deportivo, con el triunfo reciente en  Italia que lo ubica  entre los mejores jugadores de fútbol en la actualidad, pero volvió al país... será por eso que esa especial hinchada que tanto lo idolatra llenó la Bombonera. El hecho en sí mueve a la reflexión, más allá de los colores partidarios y nos hace ahondar en el controvertido campo de los sentimientos humanos. Allí donde nacen los afectos y se constituyen en el motor de las acciones de las personas.

 Carlitos volvió por que necesitaba su tierra y su gente. Y supo privilegiar los afectos, antes que las sumas fantásticas de dinero que el mundo del fútbol ponía a su disposición.Su ambición tuvo un límite... Carlitos nos demuestra lo duro del exilio aunque este se disfrace de éxito rotundo y lo suba a los podios más reconocidos del mundo.

Volvió a sus orígenes, a esta tierra que lo vio nacer en la pobreza y padecer sus consecuencias. Pero que le dio una impronta de la que no reniega y hoy con su regreso nos lo está demostrando. Volvió para decirnos a nosotros sus compatriotas que el amor es más fuerte, tal como lo dice la canción, y que él por amor quiere compartir nuestra realidad.

Carlitos simple, amado en todos los estadios donde desparramó a raudales su talento, reconocido por las hinchadas más diversas del planeta, despedido cómo un grande de la Juve con la cual tenía contrato vigente, llega para sumarse a nuestro fútbol.

Volvió, cómo lo expresara para ser un referente que le puede contar a aquellos que sólo sueñan con triunfar en las grandes ligas del mundo que la vida de un deportista no sólo es las sumas fabulosas que se manejan, ni el espectáculo que gira en torno a los exitosos, con una parafernalia de frivolidades que se transmiten sin pudor ni piedad.

Volvió para que recordaramos que se puede renunciar a mucho por amor al país y su gente, a pesar de lo que padeció en su infancia de carencias en este suelo que no sanea esa deuda interna con tanta infancia que espera   mejores condiciones de vida.

En suma Carlitos nos da una lección de vida. Ojalá que en esta época de tantas promesas electorales y tanto circo mediático su caso sea analizado y valorado en toda su magnitud por que es  digno de conocerse y nos debe mover a la reflexión.

CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS DE RIO CUARTO