Buscar en este blog

25 jul. 2015

¿Cómo están las cosas por Santa Cruz?

La crisis de Río Gallegos complica la campaña de los Kirchner

La renuncia del intendente Raúl Cantín impactó en las postulaciones de Máximo y Alicia Kirchner;la Presidenta había estado en un acto el día anterior pero evitó mostrarse con él en medio del conflicto

Por   
RIO GALLEGOS.- La renuncia del intendente kirchnerista Raúl Cantín fue un final anunciado en medio de un conflicto que lo tenía enfrentado con los trabajadores municipales desde hace cuatro meses. Una vez más, la cuna del kirchnerismo, se ve sacudida por una renuncia a un cargo que acelera la puesta en marcha de un plan de emergencia para salvar una gestión en medio de una campaña electoral. Otro kirchnerista anoche asumía en su reemplazo.
A diferencia del sacudón político que significó la renuncia del gobernador Sergio Acevedo en el año 2006, la del intendente Cantín venía cocinándose a fuego lento. La imposibilidad de responder al reclamo salarial solicitado por el gremio, la demora del pago de salarios, como el caos al que sucumbió la ciudad por la falta de servicios básicos, desencadenaron el final de una gestión que también estuvo atravesada por denuncias penales en la justicia, aún sin resolver.
El lunes pasado Cantín había escrito su primer renuncia, pero el kirchnerismo impidió que la concrete para no opacar el inminente acto que tenía pautado la presidenta Cristina Kirchner en esta ciudad en respaldo a la candidatura de su hijo. Su ausencia en el acto del jueves fue un gesto sin retorno.
Como esas verdades de pueblo grande, en Río Gallegos, la población ya sabía que la renuncia ocurriría tarde o temprano. Cuando finalmente la noticia se confirmó ayer al mediodía, hubo aplausos en la vereda del palacio municipal entre los trabajadores que mantenían la protesta, en tanto que otros en las oficinas escuchaban por la radio a Máximo Kirchner, quien dio una extensa entrevista en la FM Tiempo en la que aseguraba que no estaba al tanto de la renuncia.
El despacho del intendente estaba cerrado. Cantín y parte de su gabinete se encontraba en una dependencia barrial desde donde dio a conocer su renuncia indeclinable. En el texto que dio a conocer a través de la oficina de prensa apeló "a razones estrictamente personales y a razones de salud, que me impiden seguir cumpliendo las fundamentales tareas que el cargo requiere".
En el texto aseguró que era su decisión. "A mí nadie me pidió la renuncia, al contrario he tenido el acompañamiento permanente del gobierno nacional y de todos los compañeros del Justicialismo", señaló, aunque reconoció que se iba en medio de una "profunda crisis institucional". Aseguró que lo que comenzó como un reclamo salarial derivó en otras razones con el paso del tiempo y "fueron apareciendo mezquindades políticas en el este momento electoral en el que parece que todo vale".
Cantín hizo una autocrítica de su gestión y afirmó que tomó "decisiones, que aunque bien intencionadas resultaron equivocadas y fueron acumulando problemas, generando conflictos, pero fueron mis decisiones y me hago cargo". Después pidió disculpas a los vecinos.
Atrás quedaron cuatro meses donde la falta de recolección de residuos, la falta de mantenimiento de desagües pluviocloacales y de semáforos y la falta de controles sanitarios de tránsito y comercio, como también los constantes cortes de calles y piquetes, transformaron la ciudad en tierra inhóspita.
Antes de oficializarse la renuncia, Máximo Kirchner aseguraba en una extensa entrevista radial que a Cantin "no se le soltó la mano, ni se le agarró la mano", y si bien desconoció estar al tanto de la renuncia, afirmó que "la responsabilidad que tiene el intendente es la de terminar su mandato. Y va a tener que encontrar una salida a esto".
El candidato a diputado, consultado sobre la crisis municipal, aseguró: "Son cosas a las que uno se enfrenta cuando quiere administrar el destino de todos. No se puede decir, me cansé me voy a mi casa. No se puede tener una actitud caprichosa. Hay que tener la templanza para seguir adelante y buscar la salida que se tenga que buscar".
Máximo recordó que en el 2011 su candidato fue Francisco Anglesio, -hoy titular del INTA- y que Cantín lo venció por pocos votos. "Aun así, nos sentamos a hablar con Raúl (Cantin) desde las diferencias" y recordó las obras y fondos que el gobierno nacional destinó a su gestión. Pero el mensaje parece haber llegado tarde.
Río Gallegos, no sólo es la capital provincial, sino que además reúne el mayor caudal electoral en el padrón. A nadie le escapa que la crisis tendrá su impacto en las urnas. Para el diputado nacional y candidato a gobernador, Eduardo Costa (UCR) la renuncia de Cantín no modifica la situación. "Podrán cambiar de hombre pero las políticas van a seguir siendo las mismas. El problema son las políticas porque piensan en ellos y no en los problemas de la gente", afirmó.
Anoche en sesión extraordinaria asumía la intendencia el presidente del Concejo Deliberante, el concejal Pablo Grasso, quien desde su agrupación "Saber que se Puede", es candidato a la intendencia por el FPV que ahora le toca asumir por adelantado.

Fuente: La Nación 25.07.15