Buscar en este blog

24 jul. 2015

Juicio por corrupción de menores para el ex intendente Mazzone


Mazzone va a juicio oral por el escándalo

Seis meses después de que estallara el escándalo, la jueza de Menores Silvia Bustos Rallé ordenó -según un medio oficial- que vaya a juicio la causa por corrupción de menores contra el ex intendente de El Bordo Juan Rosario Mazzone.
 
En los primeros días de enero se hicieron públicas a través de facebook las fotos de la fiesta de fin de año de los remiseros de ese municipio, que se llevó a cabo en la casa de Mazzone, en Campo Santo. Allí se lo veía al por entonces jefe comunal y a un grupo de jovencitas semidesnudos.
 
La noticia sorprendió al gobierno, ya que involucró a uno de los fundadores del Frente para la Victoria.El escándalo se viralizó de inmediato por el mundo y ratificó la mala imagen de Salta en materia de derechos de género y de resguardo de los menores. 
 
Algunas de las invitadas a esa fiesta de alto contenido erótico eran adolescentes. Aunque el repudio a la conducta de Mazzone fue masivo, el gobierno se solidarizó con él y toleró hechos de violencia y patoterismo contra los concejales que se proponían destituirlo. El argumento: a pesar de las fotos, las menores y el abundante vino en caja, se trataba de un conflicto entre poderes.
 
Finalmente, el municipio de El Bordo fue intervenido, pero el gobierno extendió la medida al Concejo Deliberante, aunque ninguno de sus miembros había estado involucrado en la bacanal de Campo Santo. 
 
Fue designado interventor el radical urtubeicista Matías Assennato, quien se estrechó en un cálido abrazo con Mazzone cuando se produjo el traspaso del mando. Assennato, incluso, intentó -sin éxito- posibilitar la reelección del empresario. El ex intendente fue imputado por el delito de corrupción en perjuicio de tres menores, junto a los remiseros, Manuel Amador y Eliseo Valdez.
 
El escándalo protagonizado por Mazzone tuvo un desenlace judicial más severo que el que le tocó a Carlos Villalba, otro intendente urtubeicista, de Salvador Mazza, detenido en un prostíbulo y absuelto por falta de pruebas en una causa por trata de personas que involucra a su anfitriona de esa noche. Villalba, un formoseño también surgido del PRS, protagonizo una gestión en la que menudearon graves denuncias, entre ellas, el incierto destino de 16 millones de pesos. Sin embargo, nunca fue condenado.
 
Fuente: El Tribuno 24.07.15