Buscar en este blog

20 jul. 2015

Retornaron desde Potosí al país los turistas argentinos. Crónica de una odisea

“Ya estamos en Villazón, en el puesto fronterizo con Argentina. En minutos entramos al país”, comentó anoche Susana Rinaldi, miembro de una de las cuatro familias cordobesas que estuvieron varios días sin poder abandonar la ciudad boliviana de Potosí, envuelta en el caos por un conflicto social*.

Junto a Susana, también fueron cruzando hacia el país las otras 70 personas, procedentes de Salta, Tucumán y Río Negro.

Susana comentó que iban a pasar la noche en La Quiaca, para luego retomar el viaje hacia la provincia de Córdoba. Gustavo Calles, otro de los cordobeses que estuvo varado en Potosí, había cruzado la frontera unas horas antes.

 Gustavo Calles: Vamos a celebrar el Día del Amigo en Jujuy**

Uno de los cordobeses que estuvo varado en Potosí contó la odisea que fue abandonar Bolivia para retornar a Argentina. “Somos los ‘potositiados’ y vamos a pasar este 20 de julio juntos”, dijo Calles. 

Gustavo Calles celebró este lunes haber llegado a San Salvador de Jujuy, en Argentina, y aseguró que se tomarán hasta el martes para “relajar” y luego regresar a Córdoba, tras haber estado una semana atrapados en Potosí, Bolivia, por una huelga general.

“Nos bautizamos ‘los potositiados’ y vamos a festejar el Día del Amigo en Jujuy”, contó Calles, habitante de Salsipuedes, y relató luego cómo fue la odisea de abandonar tierra boliviana.

“Los bolivianos son muy respetuosos de la Iglesia, de la cultura y los símbolos patrios, y pudimos negociar nuestra salida con intervención del rector de la Universidad de Potosí, Luis Ferrufino, el arzobispo y unos mineros”, detalló. “Así conseguimos la apertura de las puertas de Potosí, apertura que duró sola una hora en la que salió todo el mundo, no quedó ni un turista”, aseguró.

El escape se realizó por una ruta del sur que los llevó hasta Uyuni, en donde pasaron la noche del viernes. El sábado iniciaron el camino hasta Villazón, la ciudad de frontera, otra verdadera aventura. “¡¡Era un tramo del Dakar!! Una verdadera travesía, tuvimos que ir siguiendo huellas de rally, nos empezamos a perder y separar entre nosotros, y la caravana se volvió a armar recién en Villazón”, describió.

“Hicimos 200 kilómetros en 9 horas… imagínate lo que fue ese retorno, tengo la mitad de la ruta adentro del auto”, dijo divertido sobre la tierra del camino.

Pero el turismo de aventura para llegar a Villazón no fue todo. Arribaron a la ciudad de frontera a la medianoche del sábado, y el paso ya estaba cerrado. “Llamamos a Fabian Sáez, el vicecónsul, y él nos consiguió un hotel y nos hizo abrir un restorán, no terminaba más…”, relató.

El domingo ya pudieron cruzar la frontera, pisar suelo argentino, y tras arribar a San Salvador de Jujuy decidieron descansar un par de días, para luego seguir camino a Córdoba. Otros turistas, en cambio, emprendieron el regreso en ese mismo momento.

“Del grupo de los potositiados estamos con los de Río Negro, vamos a celebrar acá el Día del Amigo y luego volvemos”, precisó Calles, y aseguró que no pensaron en seguir hacia Machu Picchu, su destino inicial.

“Queríamos volver al país, ese viaje quedará para otra vuelta y, seguro, será por otro camino”, bromeó.

Fuente: *La Voz
** Redacción Día a Día 20.07.15