Buscar en este blog

21 may. 2015

Pasaron 7 años: el padrastro del niño Luciano Luchini confesó que lo mató

Siete años después, la violenta muerte de Luciano Thiago Luchini quedó totalmente esclarecida.
 
Luis Javier Morales ya había sido condenado por la violación del pequeño de 4 años. La Corte ordenó que se lo volviera a juzgar por el homicidio y ayer le dieron una pena unificada de 14 años y medio

Desde un primer momento, desde aquel 8 de mayo de 2008 en que los riocuartenses se desayunaron con la noticia del trágico deceso de un pequeño de 4 años con signos de haber recibido fuertes traumatismos y de haber sido abusado, todas las sospechas recaían en el padrastro de la víctima: Luis Javier Morales.

Pero recién ayer quedó probado que efectivamente Morales fue el autor del crimen. Así lo reconoció frente a la jueza Marcela Abrile de la Cámara del Crimen de Laboulaye.

Esa confesión dio lugar a un juicio abreviado en el que el padrastro recibió pasado el mediodía una pena unificada de 14 años y medio de cárcel, pues en 2010 los Tribunales riocuartenses ya lo habían condenado a 11 años y medio por el abuso sexual del pequeño.

Marchas y contramarchas

El de ayer fue el segundo juicio que se le hace a Morales; esta vez la causa debió juzgarse en Laboulaye porque las dos cámaras de Río Cuarto ya habían participado durante el proceso.

En el primer juicio, la Cámara Segunda del Crimen consideró que estaba probado que el padrastro había cometido el abuso sexual pero el tribunal tuvo dudas respecto a si la muerte del niño fue provocada por golpes directos o indirectos, por ese motivo Morales zafó en esa oportunidad de una condena mayor y sólo se lo responsabilizó del abuso.

Eso dio lugar a múltiples apelaciones: la defensa del acusado (por entonces a cargo de los doctores Félix Nieto y Daniel Fernández) presentó un recurso de casación pidiendo que se revirtiera la condena por el abuso sexual agravado, mientras que el abogado Enrique Zabala, que representa al padre del niño, Augusto Luchini, y el fiscal de Cámara Jorge Medina reclamaron que a Morales también se lo condene por homicidio.

Los máximos magistrados de la Provincia dejaron firme parcialmente aquel fallo de la Cámara Segunda del Crimen de Río Cuarto. Mantuvieron la condena por el abuso, pero ordenaron que se hiciera en la ciudad de Laboulaye un nuevo juicio contra Morales por el delito de homicidio.

Pero la defensa de Morales se opuso y fue “en queja” hasta la Corte Suprema para que sea ese tribunal el que analice la culpabilidad o la inocencia del acusado.

La Corte terminó plegándose a la postura del Tribunal Superior de Córdoba y a Luis Javier Morales no le quedó otra opción que volver a sentarse en el banquillo de los acusados, esta vez con nuevo abogado, Martín Burgos.

Más allá del monto de la pena -la jueza adicionó sólo tres años a la condena a 11 años y medio que ya tenía Morales-, el abogado querellante se mostró conforme con la actuación del tribunal de Laboulaye porque entendió que terminó probando lo que ve-nían sosteniendo desde el inicio del proceso: que Morales no sólo había abusado del pequeño, al que todos llamaban por su segundo nombre, “Thiago”, sino que también era el autor del crimen.

Luis Morales llegó a este nuevo juicio con probabilidades de recuperar su libertad en forma inminente por haber cumplido los dos tercios de su primera condena. Con la nueva decisión judicial, deberá prolongar su estadía en la prisión.

Fuente: Puntal 21.05.15