Buscar en este blog

5 abr. 2016

El gobierno de Macri y una designación polémica en Salud


Asumió en Salud un procesado por la mafia de los medicamentos

Por Andrés Fidanza

En su gesto de conceder el control de las obras sociales a los gremios, el Gobierno le dio un cargo importante a uno de los procesados en la causa por la “mafia de los medicamentos”. Se trata del abogado Oscar Cochlar, nuevo asesor de gabinete y virtual número dos de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), organismo que tiene a cargo el manejo de los fondos de las obras sociales. Dirigente confiable para la CGT, Cochlar fue procesado junto al ex recaudador de la campaña de Cristina Kirchner de 2007, Héctor Capaccioli.

Sin dirigentes propios familiarizados con el tema, Mauricio Macri optó por premiar a la CGT, y así intentar comprar paz social con los gremios: al frente de la Superintendencia puso al médico Luis Scervino, a su vez director de la Obra Social de Obras y Servicios Sanitarios y un técnico de confianza del jefe de ese sindicato, José Luis Lingeri. La SSS cuenta con un presupuesto anual de unos $ 7 mil millones y se encarga de la distribución de fondos millonarios entre las obras sociales.

Es además un lugar clave en la relación del Gobierno con los sindicatos: de hecho, tras la pelea de Cristina Kirchner con Hugo Moyano, la Superintendencia se convirtió en uno de los principales focos del conflicto. Macri entonces optó por congraciarse con la CGT –tanto la de Moyano como la de Antonio Caló– por vía de esta designación.

De buen vínculo con los gremios, el asesor de Gabinete de Scervino es el abogado Cochlar. En la intrincada y mediática causa de la mafia de los medicamentos, Cochlar fue procesado en 2011 junto a Capaccioli, ex superintendente de Servicios de Salud, acusado por los delitos de “malversación de caudales públicos y abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público”. El juez Norberto Oyarbide le endilgó a Capaccioli la distribución arbitraria de $ 50 millones.

Por esa misma investigación, que debía ir a juicio a mediados de este año, el sindicalista bancario Juan José Zanola y el droguero y financista Néstor Lorenzo estuvieron presos durante dos años, acusados por la supuesta adulteración de medicamentos para pacientes oncológicos.
Ahora, por decisión de Macri, Cochlar volvió a ocupar un cargo similar al que ya tenía en la Superintendencia. Dentro de la SSS, respondía a Rubén Torres, superintendente desde 2003 a 2006, y mano derecha de Ginés González García. Cuando Torres fue reemplazado por Capaccioli en 2006, Cochlar mantuvo su cargo y su influencia.

Además de su buen feeling con los gremios, Cochlar se mantiene fiel a Torres, quien estuvo a punto de convertirse en el ministro de Salud de Macri. “Es un técnico que conoce el tema, pero firmó lo que no debía. Se supone que no se va a volver a equivocar”, explica un sindicalista que lo conoce desde hace años.

Fuente: Perfil 27.03.16