Buscar en este blog

30 may. 2016

Margarita Barrientos y un reportaje conmovedor



La TV nos satura de frivolidades y los personajes que acceden a las entrevistas de la pantalla chica  en general no dejan una estela importante, cuando no abochornan con sus estupideces. Pero por cierto hay excepciones a la regla y el reportaje que Fantino le hizo a Margarita Barrientos, la fundadora del comedor Los Piletones  en la noche de ayer domingo es parte de esa excepción.

Escuchar a Margarita contando su infancia en Sgo del Estero, hablando de Añatuya y la situación de los que allí vivían y sobre todo referirse al hambre con el dolor del recuerdo de eso días fue absolutamente conmovedor por muchas razones entre otras por la autenticidad de las vivencias y la dignidad de quien lo hacía público.

 Margarita dice: "Yo le puedo contar lo que es el hambre porque yo le he vivido", y un estremecimiento nos sacude… también nos debería  despabilar a los habitantes de este bendito país productor de alimentos para 400 millones de personas.

En medio de la polémica por su frustrada visita al papa Francisco, Barrientos recuerda que “mi mamá siempre dejaba un plato con comida en la mesa por si venía Jesús. Y un día encontré a un linyera comiendo de ese plato, Le pregunté a mamá porque se lo había dado sino era Dios y ella me respondió '¿Vos lo conocés a Dios?”.

Salir de esos procesos que marcan una vida, y poder encauzar el camino personal a seguir hacia la solidaridad y la ayuda al prójimo es el grado mayor de compromiso  social que una persona puede llevar a cabo. 

Margarita Barrientos donó su modesta casa para ampliar las instalaciones de un jardín de infantes dado la necesidad de lugar para receptar más  chicos… leyó bien… dio su casa y ahora alquila un lugar donde vivir con sus hijas menores a las que cocina su comida aparte de las del comedor , por que allí se debe atender a otros necesitados. 

Es la misma mujer que cuenta que le transmite a sus hijos lo mismo que su padre analfabeto le pedía a ella… que respeten a sus maestras en la escuela porque durante cuatro horas son su mamá. Ese papá al que vio trabajar a destajo y quedar como permanente deudor de la libreta impagable del almacén de las compañías.

Por esto días la corrupción nos abruma y asistimos a la ostentación de bienes mal habidos desde una  parte importante de  la clase dirigente, vemos otros  que no escatima esfuerzos para decir que trabajan para el bien común mientras apreciamos que solucionan su vida, la de sus familias y amigos en primera instancia.  Con este estado de cosas el ejemplo de Margarita Barrientos es una bocanada de aire fresco para todos aquellos que cada día se levantan a trabajar honestamente por un país mejor.

 CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS DE RIO CUARTO