Buscar en este blog

25 may. 2016

Caso Dalmasso: el fiscal Miralles viajó a Uruguay

En busca de nuevas pruebas, Miralles sigue los pasos de Macarrón en Punta del Este. Estará 5 días en Uruguay

El fiscal viajó ayer para reconstruir la estadía del viudo. Recabará datos en el complejo de golf, en los departamentos donde se alojó la comitiva de riocuartenses y chequeará pistas de vuelo en el lugar
¿Dónde cenó? ¿A qué hora se acostó? ¿En qué sitio se alojó? ¿A qué hora estaba en el campo de golf? ¿Qué distancia hay desde su alojamiento al complejo Cantegril de Punta del Este?

Estas son sólo algunas de las preguntas que, desde el inicio mismo de la investigación, se plantearon en torno a la presencia del traumatólogo Marcelo Macarrón en Punta del Este, el fin de semana que su esposa Nora Dalmasso fue asesinada.

Pero las respuestas del viudo y del resto de los competidores del torneo de golf que concluyó el 25 de noviembre de 2006 serán contrastadas recién ahora por el fiscal que investiga el crimen, Daniel Miralles.

Es que hasta la asunción del nuevo fiscal no se había planteado la necesidad de tomar contacto con el sitio donde el viudo aseguró haber estado en forma ininterrumpida hasta que tomó conocimiento de la noticia del crimen de su esposa.

Así, a más de nueve años del suceso que marcó un precedente en la historia judicial de la ciudad, las chances de recabar nuevas pruebas se ven sensiblemente disminuidas; sin embargo, Miralles apuesta a obtener algún aporte a la causa durante la semana que permanecerá en Uruguay.

El periplo

En el mediodía de ayer, viajó desde Pajas Blancas hacia el aeropuerto Carrasco, de Montevideo, acompañado del secretario de la Fiscalía, Fabricio Cena.

El objetivo de Miralles es tratar de reunir nuevas pruebas que le permitan hacerse un cuadro de la situación in situ de los movimientos del contingente, especialmente del imputado.

La primera escala será Montevideo, pues allí tomarán contacto con el organismo que controla la aeronavegación en el país vecino.

Eso podría darle alguna precisión sobre el movimiento de vuelos que se genera dentro de la legalidad y las posibilidades de que se realice algún vuelo clandestino desde algún sitio cercano a Punta del Este.

La hipótesis que sostiene Miralles es que en algún momento de su estadía Macarrón pudo haber concretado un viaje relámpago desde Punta del Este a Río Cuarto y luego regresar a la ciudad balnearia para concretar su participación en el torneo de Golf que el viudo adjudicó en el campo Cantegril.

Será una de las visitas obligadas del fiscal. “La idea es no sólo determinar la distancia desde el predio de golf hasta el alojamiento de Macarrón o hacia las pistas de vuelo que puedan existir, sino también ver si aún hay en el lugar algún empleado que haya estado aquel fin de semana, y si se pueden revisar las tarjetas que corresponden al torneo”, confió una fuente tribunalicia.

El transcurso del tiempo conspira contra la intención de Miralles de recabar algún testimonio, pero no lo  descartaron.

El periplo que se extenderá hasta el próximo sábado incluirá el complejo de tres departamentos donde se alojaron la veintena de riocuartenses que participaron del torneo de golf, como así también los sitios donde almorzaron y cenaron.

A poco de tomar las riendas del caso, Miralles concluyó que tenía elementos para imputar a Marcelo Macarrón del homicidio de su esposa.

La huella genética del viudo en la escena del crimen fue uno de los elementos decisivos para llegar a ese paso procesal. Pero para llevar la causa a juicio necesita mantener abierta la ventana horaria que haga posible la hipótesis de un viaje relámpago. En ese camino parece estar orientada su estadía en tierras uruguayas.

Fuente: Puntal 25 de mayo 2016