Buscar este blog

Cargando...

9/6/2011

Detención de Jorge Belmaña Juárez, ex titular del Registro de la Propiedad




Se produjo la detención de Jorge Belmaña Juárez quien se desepeñó como titular del Registro de la Propiedad .El fiscal Enrique Gavier al respecto de esta situación manifestó: “La fiscalía dispuso la imputación de Juárez de partícipe necesario por los delitos de falsificación de instrumentos públicos reiterada, falsedad ideológica reiterada”. La megacausa compleja y tortuosa merece ser tenida en cuenta por los cordobeses especialmente. Por eso para analizar le acercamos esta nota. De una cosa estamos seguros: que si hay una estafa la terminamos pagando los de abajo, en este caso el pueblo  de la provincia de Córdoba.



Otra estafa que pagarán los cordobeses

La detención del ex hombre fuerte del Registro durante el gobierno de De la Sota es uno de los puntos más altos logrados hasta ahora.

SERGIO CARRERAS.

Desde el punto de vista de los investigadores que llevan años “internados” en la causa judicial, la detención del ex hombre fuerte del Registro de la Propiedad durante el gobierno de José Manuel de la Sota es uno de los puntos más altos logrados hasta ahora.
A Jorge Belmaña Juárez le venían picando cerca las balas: lo habían mencionado varios testigos en algunos de los 19 juicios que se llevan realizados hasta ahora, habían allanado su domicilio en 2009 y existía un fuerte reclamo desde los empleados del Registro, porque, decían, el Poder Judicial sólo perseguía a los “pistines” de la repartición y se hacía el tuerto con los funcionarios políticos.
A partir de ayer, eso cambió. El fiscal Enrique Gavier, al parecer, pudo ponerle el cascabel al gato de la causa y sumó un miembro más al grupo de aproximadamente 275 personas que ya han sido imputadas por casi dos millares de delitos presuntamente cometidos en perjuicio de cientos de cordobeses que fueron estafados registralmente.
¿Funcionó una especie de mafia en el Registro de la Propiedad? Más de 300 denuncias judiciales, de las que se llevan instruidas menos de la tercera parte, y 66 personas condenadas parecen no dejar dudas sobre la respuesta.
En una institución fundamental para el ordenamiento de las propiedades, no sólo se relajaron los controles: hubo grupos organizados para estafar y robar, para quedarse con patrimonios ajenos, que contaron con complicidades dentro del mismo Estado.
¿Hasta dónde llegó el conocimiento político, hasta dónde hubo intervención de importantes funcionarios en esas maniobras? ¿Algún día se conocerán sus nombres, algún día enfrentarán a un tribunal esos dirigentes que urdieron las trampas para obtener propiedades millonarias de manera ilegal?
Belmaña Juárez, contó ayer un funcionario judicial, es tío y concuñado de los beneficiarios de una de esas trampas, que involucraba al Estado provincial. Su esposa, la escribana Irma Marino, es pariente de Pablo Nores Marino, el hijo de Fernando Nores Bodereau, quien saltó a la consideración pública allá por 1978, cuando importantes miembros de la Iglesia Católica de Córdoba lo usaron para vender parte de los tesoros religiosos de la Catedral.
Nores Marino aparecía como dueño de 600 lotes que se venderían a la Provincia para que allí levantara uno de los emprendimientos del plan Hogar Clase Media, cuyos antiguos “beneficiarios” siguen penando hasta hoy.
La mitad de ese loteo en Parque de la Vega 3, en la ciudad de Córdoba, en realidad no pertenecía al anterior poseedor, que traspasó la propiedad a Marino, sino que en el medio hubo una falsificación de poderes para una operación que involucraba millones de pesos.
La supercausa del Registro de la Propiedad, que involucra propiedades por cientos de millones de pesos, es sólo comparable, aunque mayor, al superproceso del Banco Social, la entidad que desapareció luego del tercer gobierno de Eduardo Angeloz luego de ser estafada por funcionarios y amigos de su administración en más de 500 millones de dólares.


Fuente: La Voz del Interior, 9.06.11

Artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (1948)

Artículo 19

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.