Buscar en este blog

28 dic. 2015

El costo de la energía y un ejemplo de lo que pagamos de más en el interior

Las impactantes diferencias del precio de la energía entre Córdoba y Buenos Aires

Un usuario residencial de 398 kilovatios bimestrales pagó en Córdoba 443,70 pesos. Uno residencial de Saavedra, en Capital Federal, abonó 33,34 pesos por 398 kilovatios en el bimestre.

Es sabido que la provincia de Buenos Aires paga cifras irrisorias por el servicio de energía eléctrica. Pero cuando se comparan los valores, facturas en mano y sin subterfugios, el disparate de la diferencia de precios por servicios similares resulta mayúsculo. Veamos.

En la provincia de Córdoba, el kilovatio residencial del escalón 1, el que comprende consumos de hasta 120 kilovatios por hora en el bimestre, cuesta hoy, con IVA incluido 1,098 pesos. En noviembre de 2008 costaba 0,186 pesos, lo que arroja un incremento del 488,8 por ciento en siete años.

El kilovatio del escalón siguiente, que va de los 120 a los 200 mensuales, subió 389,5 por ciento y el del escalón 3, para los consumos de 200 a 500 kilovatios mensuales, aumentó 128,6 por ciento.
La comparación incluye el reciente aumento del 15,49 por ciento que Epec aplicó en noviembre pasado.


En Buenos Aires

Este diario comparó la evolución del gasto en energía de Ricardo G., un usuario residencial con domicilio en el barrio Saavedra de la Capital Federal.
En noviembre de 2008, esa vivienda pagaba por kilovatio consumido siete centavos, es decir, el 38 por ciento de lo que se pagaba en la provincia.
El kilovatio se facturaba con subsidio, no existían cargos adicionales para obras ni el concepto de energía sin subsidio.
En noviembre de 2015, el mismo usuario pagaba cinco centavos el kilovatio subsidiado, es decir, 31 por ciento más barato que en 2008.
En 2009, Edenor (una de las dos distribuidoras del Gran Buenos Aires) aplicó un precio adicional al kilovatio consumido, que se factura con el concepto de “cargo variable sin subsidio”.
Ese kilovatio sin subsidio arrancó en 26,1 centavos y en 2015 cuesta 44,1 centavos, es decir, 69,6 por ciento más.
Si se suman los dos conceptos, el kilovatio (en teoría) cuesta 49,1 centavos, 566 por ciento más que en 2008. La aclaración “en teoría” es relevante, porque una vez que Edenor le calcula el consumo teórico al cliente, le aplica el subsidio del Estado nacional, que significa una quita que equivale al 75 por ciento.
Pero eso sigue siendo una entelequia. En primer lugar, porque ese precio de 49,1 centavos representa apenas el 40 por ciento de la energía más barata que pagamos en Córdoba.
Una familia de clase media sí o sí llega al escalón dos y, en algunos casos, al tres. En Córdoba capital, este usuario siempre paga 49,1 centavos, aunque triplique su consumo.
Pero a decir verdad, Ricardo no le pagó un solo peso a Edenor desde 2008 a esta parte. Es que su factura se encuentra en situación de crédito, ya que le aplican la resolución 745/05, que implementó el Programa de Uso Racional de la Energía Eléctrica (Puree), algo que sólo existe en Capital Federal y Gran Buenos Aires.
El resultado es que la última factura que recibió este usuario venció el 16 de diciembre. Consumió 398 kilovatios entre el 30 de septiembre y el 1° de diciembre.
Esa energía le hubiese costado 171 pesos, pero se le aplicó un subsidio de 128 pesos. Como figura en el facsímil, después se le aplica IVA, contribución municipal y la resolución Santa Cruz y se le restan 21,11 pesos por el Puree. Neto, debiera pagar 33,34 pesos, pero como tiene un crédito remanente de años, no pagó nada.


En Córdoba
Este diario buscó un usuario similar en la ciudad de Córdoba. Paula O. vive en Villa Belgrano y consumió entre el 7 de septiembre y el 5 de noviembre 398 kilovatios, exactamente lo mismo que Ricardo en Capital Federal.
Tiene también 129 pesos de subsidio del Estado nacional, pero se aplican sobre un neto de energía de 408,41 pesos.
Cuando se le suman los diferentes cargos que cobra Epec, más impuestos y tasas, la factura arroja 443,70 pesos, es decir, 1.230 por ciento más que si su vivienda estuviera ubicada en la órbita de Edenor, en Capital Federal.
Y un dato más: a lo que paga Paula hay que agregarle el 15,45 por ciento que Epec ajustó en noviembre y que a ella todavía no le llegó.
Sin empacho, Edenor adjunta al pie de la factura un cuadro en el que le indica a Ricardo que si le cobrara Epec de Córdoba pagaría 360 pesos; 315 si estuviera en Santa Fe, 512 en Montevideo, 336 en San Pablo o 313 si fuese en Santiago de Chile.
La comparación se queda corta, porque Paula paga en Córdoba 443,70 pesos, el equivalente a lo que pagan 13 viviendas de igual consumo en Capital Federal.

Un disparate mayúsculo.

Aranguren

Fin. Crítico histórico de la política energética kirchnerista, el ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, anunció en los últimos días que se terminarán los subsidios “para todos y todas”. Los beneficios serán mantenidos para los sectores más vulnerables, para lo que se trabaja en cruce de datos con Anses y Afip. El esquema sería progresivo desde enero.
Peor. “Esa diferencia en la factura, que siempre fue a favor de Capital Federal, ahora se ha acrecentado”, sostiene el especialista Carlos Bastos. “En Córdoba, como en casi todas las distribuidoras del interior, se han actualizado los márgenes de distribución”, remarca. Ese margen es un componente de la tarifa. En Gran Buenos Aires está subsidiado por Nación. “Creo que esto se termina, aunque se va a hacer paulatinamente”, agrega Bastos.

Fuente: La Voz 28.12.12