Buscar en este blog

22 jun. 2016

A padres de un ex secretario de CFK, asaltados en Río Gallegos, les robaron plata K y “Danielito” busca a los ladrones para matarlos

22/06 – 17:50 - Esto no es un cuento policial ni resume una historia de Jim Thompson o Walter Mosley, es la verdad de un hecho que ocurre en Río Gallegos en el marco de estas “mejicaneadas” por los depósitos de plata que ha dejado el kirchnerismo. Hace dos meses atrás fue Roberto Sosa, a nivel nacional José López y ahora es otro Secretario K, en funcionario municipal, a cuyos padres les robaron muchísima plata y cuyo hijo contrató a dos sicarios para matar a los posibles responsables de haberle robado los ahorros en custodia. Increíble pero real.

OPI accedió a un relato pormenorizado de lo que en algunos días puede transformarse en un escándalo de proporciones, en tanto los actores de esta novela comiencen a salir a la luz y/o hagan sus movimientos en este complicado ajedrez que envuelven a las bóvedas K.

Los primeros días de este mes de junio, los padres del ex secretario de Néstor y Cristina, Daniel Álvarez, domiciliados en el Barrio 366 de Río Gallegos, sufrieron un asalto donde tres delincuentes ingresaron a la casa, amenazaron con armas de fuego a la pareja mayor (58 años la mujer y 68 años el hombre) y a pesar de alguna resistencia, ambos fueron reducidos y maniatados.


Lograda la inmovilización de los moradores de la casa, los ladrones buscaron y se alzaron con un botín de muchísimo dinero, que si bien el monto no ha sido denunciado “oficialmente” se conoce que es muy importante y pertenecería al hijo Daniel Álvarez, ex Secretario de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner y ex Secretario de Desarrollo Comunitario del ex Intendente de Río Gallegos Raúl Cantín.

La denuncia quedó radicada en la Seccional Tercera de Policía y se instruye una causa por robo en el Juzgado Nº 3 de esta capital.

La historia no oficial

Hasta aquí relatamos lo que ocurrió, lo cual podría vincularse a un hecho más de la inseguridad creciente que vive Río Gallegos, sin embargo, este acto delictivo se encuadra en el conocimiento que tenía una banda de ladrones, sobre la actividad de Daniel Álvarez, quien tendría guardada en casa de sus padres un monto indefinido de dinero, que algunos sostienen, “lo tenía a buen resguardo de quienes sabían que Álvarez guardaba plata de la política”.

OPI tuvo acceso a una persona que fue señalada por Álvarez como uno de los presuntos autores del robo, dentro de cinco personas “marcadas” y que en las próximas horas presentará un Hábeas Corpus en la justicia provincial en contra de Daniel Álvarez y la policía de la provincia, a fines de resguardar su vida y la libertad ambulatoria, toda vez que el denunciante asegura que el ex Secretario presidencial, contrató a dos sicarios de Comodoro Rivadavia para que busquen y maten a los culpables del robo, le señaló a esta Agencia el principal afectado, quien aseguró que tomó esta decisión, luego que la semana pasada dos sujetos lo interceptaron en su auto en Río Gallegos y trataron de matarlo, baleándolo y logrando solo impactar el vehículo, situación de la que pudo escapar, razón por lo cual hizo la correspondiente denuncia.

Esta persona, acusó directamente a Daniel Álvarez como autor intelectual del ataque y prometió dar más detalles de los hechos, entre ello no descartó acceder a los nombres y apellidos de las personas contratadas fuera de la provincia, para cometer este grave delito en contra de la vida de quienes Álvarez cree que son quienes robaron en la casa de sus padres.

El testigo señaló que además, el Hábeas Corpus, comprende a la policía, porque entiende que el ataque a su persona, fue generado en medio de una “zona liberada” por la propia policía, entendiendo que su vida corre peligro, mientras no estén identificadas y detenidos, los sujetos que lo atacaron.

Curiosamente, nos remarcó el denunciante, nada de esto salió en la prensa local o provincial y cree que se debe, precisamente, a que todo está relacionado con el poder provincial, en virtud de que se trata de un dinero que corresponde a fondos no declarados y podría tener un origen similar al que tiene en su poder Roberto Sosa, otro ex secretario de Néstor y Cristina, que hace dos meses atrás fue secuestrado por los hermanos López Caló, con el fin de que le entregara la plata que tiene acopiada.

Danielito

Daniel Álvarez llegó a nación de la mano de Néstor Kirchner en el 2003 y el ex presidente siempre se refería a él como “Danielito”. Su primera declaración jurada fue de $ 5.860 y a los pocos años ya había superado los 300 mil pesos. Posee terrenos en El Calafate, uno de 1500m2 comprado en el 2004 a 9 mil pesos y en el 2006 otro de 2250m2 por el que pagó $ 13.500. Luego fue incrementando su patrimonio hasta que el Juez Bonadío cerró una causa por enriquecimiento ilícito, llegó a Río Gallegos y acompañó al Intendente Raúl Cantín en la municipalidad como Secretario de Desarrollo Comunitario.

Fue candidato a Intendente, llegando a la política de la mano de Rudy Ulloa Igor, luego jugó fuertemente para Lázaro Báez y en el 2011 fue candidato a intendente, donde obtuvo unos 2.500 votos, concordante con la cantidad de empleados que tenía Austral Construcciones SA, empresa que aportaba sus vehículos para llevar gente a votar.

Era la época en que algún afiebrado del entorno de Lázaro Báez, pensaba en “medirlo” para gobernador y aparecían pintadas con la leyenda “Lázaro 2011”.

Hombre de acción

Un comisario de la policía provincial, le relató a OPI que en el 2007, en pleno conflicto gremial, en momentos en que las carpas arreciaban frente a la casa de gobierno y cuando los docentes y ATE habían sufrido escaramuzas en horas de la madrugada con el fin de desalojarlos por la fuerza, por parte de gente de Mario Vidal y otros de la UOCRA, un encapuchado con una mochila fue advertido en cercanías del acampe y corrido de allí por los manifestantes. Precisamente cuando salía de la zona de conflicto, la policía logró detener al encapuchado y cuando procedió a la identificación, se encontró con Daniel Álvarez que rápidamente “chapeó” con que era secretario de Néstor Kirchner y cuando fue revisado, en su mochila llevaba “algunas armas”, resaltó el policía hoy retirado. No hubo detención, no hubo causa, ni hubo información al respecto.

Dos valijeros

Daniel Álvarez, es uno de los hombres de confianza de Cristina Fernández y aún cuando desempeñaba funciones en la municipalidad local, cada vez que la ex presidenta arribaba a Río Gallegos, le manejaba el auto particular, le buscaba los diarios y le hacía mandados abordo de un Ford Focus color gris. Otro de los choferes circunstanciales que tenía Cristina, era Roberto Sosa, el mismo que hace poco menos de dos meses atrás, fuera secuestrado por los hermanos López (aún detenidos) que le pedían “les diera plata de los Kirchner” que tiene guardada “en los bolsos que le dejó en custodia la familia”, dijeron los apresados.

Para que el lector vea que Álvarez y Sosa no son extraños al paisaje político de Santa Cruz y tienen estrecha vinculación con el matrimonio presidencial, OPI publica la foto de portada donde se los ve a ambos saliendo de la casa de Cristina Fernández, en Mascarello 440 de Río Gallegos, imagen tomada por nuestro reportero en el año 2012.

Lo que dice hoy el denunciante que en las próximas horas va a plantear un Habeas Córpus en la justicia provincial en contra de Daniel Álvarez y la policía provincial, es que el ex secretario de los Kirchner, “Danielito”, poseía plata de origen espurio, escondida en la casa de sus padres y que le fue robada por desconocidos. Un hecho muy similar al que sufrió Roberto Sosa, su amigo y que nos remite a poner en paralelo con José López, quien daba toda la sensación de estar escapando de una mejicaneada de su propia banda, algo normal que suceda entre delincuentes, cuando el poder que los mantenía ordenado ha desaparecido y ya no hay quien alinee la tropa, de órdenes y detente el poder verdadero. (Agencia OPI Santa Cruz)