Buscar en este blog

1 nov. 2015

Desesperadas por un lote, 20 familias intentaron usurpar una manzana

La acción revela la crisis habitacional en la ciudad. En el barrio aseguran que muchos departamentos del IPV están ocupados ilegalmente.

La desesperación por acceder a un terreno y la necesidad de dejar de pagar un alquiler hicieron que unas 20 familias usurparan por un par de horas una manzana ubicada detrás del corralón municipal, frente al salón de la vecinal 11 de Noviembre, en el sur de la ciudad.

Si bien la situación se desactivó por la acción de la Policía, el episodio es sin dudas otra muestra más de la crisis habitacional que se registra en Río Cuarto, donde los planes municipales, provinciales y nacionales evidentemente no dan abasto.

El desencadenante de la usurpación fue un rumor que se difundió boca a boca con fuerza, movilizando a los necesitados: “Los terrenos son fiscales y hay que anotarse en la vecinal para ocupar uno”.

Enseguida, las personas que llegaron al gran baldío comenzaron a cavar zanjas y a llevar materiales para arrancar con los cimientos, hasta que, tras la denuncia de algunos vecinos, intervino la Policía y acabó, al menos momentáneamente, con el sueño de estas 20 familias.

“Nosotros no tenemos nada que ver. La gente vino a vernos y le dijimos que todos esos lotes son de una mujer que vive en Córdoba, de ninguna manera son del Estado como muchos creían”, dijo a PUNTAL Roberto González, presidente de la vecinal 11 de Noviembre.

El dirigente barrial agregó que, si bien es la primera vez en mucho tiempo que ocurre un intento de usurpación como el que se vivió hace unos días, no tiene dudas de que muchas de estas familias volverán a intentarlo cuando las aguas se aquieten.

“La situación económica está muy brava. Esta manzana estaba alambrada, pero de a poco la gente empezó a sacar el cerco para meterse de lleno. He hablado con muchas personas y todos dicen que están desesperados y que necesitan un terreno para arrancar cuanto antes con la construcción de una casa para vivir. Ojalá se haga algo, porque seguramente van a volver a querer ocupar los lotes”, indicó González.

-¿Conoce a las familias que intentaron quedarse en esa manzana?
-A algunas sí y a otras no, porque no viven todas en esta zona. La mayoría de estas personas no tienen casas. Son jóvenes que se han juntado o están casados y que ya tienen hijos. Viven de changas, pero lo que ganan es insuficiente.

A todo esto, la mamá de una joven que intentó conseguir uno de los lotes en disputa contó que su hija tiene dos niñas a su cargo y que no tiene trabajo.

“En este momento la estamos ayudando nosotros. Yo tengo casa, pero a mi hija le estamos alquilando una. Lo que no sabemos es hasta cuándo podremos seguir ayudándola, porque la situación económica no está bien”, relató la mujer a PUNTAL.

“Se comentó que eran terrenos fiscales y por eso la gente quiso tomar uno. Después llegó la Policía y, como somos personas honradas, decidimos irnos y dejar todo. Estamos hablando de gente muy humilde que no tiene otra posibilidad”, agregó.

Crisis en el IPV

Por otra parte, el presidente de la vecinal 11 de Noviembre dijo que desde hace unos años se ha desatado una crisis en el IPV del barrio, donde la usurpación de departamentos es moneda corriente.

“Yo no se cómo se enteran, pero cuando una familia deja la casa, a los dos minutos ya hay viviendo otra. Son ocupaciones ilegales, no hay un acuerdo de por medio. Hace un tiempo, unos vecinos que se fueron del barrio me dijeron que fuera a ver porque su departamento había sido ocupado por extraños. Me llegué al lugar, hablé con un hombre, le comenté la situación y me dijo: `No se meta, porque nosotros pegamos donde más duele´. Después de eso, no queda mucho por hacer, no está como para poner el pecho”, aseguró Roberto González.

-¿Son muchos los departamentos tomados?
-Sí, diría que la mayoría. Nadie se hace cargo de nada. Tanto la Municipalidad como la Justicia dicen que no les corresponde intervenir. Además, cuando se acude a la Policía no se quieren aceptar las denuncias porque dicen que los propietarios no tienen las escrituras de los departamentos tomados.

-¿Por qué los dueños dejan sus departamentos?
-La gente se va porque tiene miedo. Hay problemas como en todos lados con el tema de la droga. Muchos prefieren perder su casa, pero irse a un lugar más tranquilo. El IPV tiene 442 departamentos y viven miles de personas.

-¿Hay mucha inseguridad?
-No, estamos más o menos bien, contamos con un destacamento policial y siempre hay algún efectivo. Los problemas del barrio pasan por otro lado. También hay dificultades con el tema de las luminarias.

Poco común

Por otro lado, la comisario inspector Marina Rodríguez, del área de prensa de la Unidad Departamental, dijo a PUNTAL que el operativo de desalojo en la zona del IPV se dio con absoluta tranquilidad, ya que los vecinos no opusieron resistencia.

Además, Rodríguez aseguró que este tipo de intentos de usurpación no son comunes.

De todas maneras, si se hace un breve repaso de lo ocurrido en la ciudad en los últimos años, la toma ilegal de tierras es una realidad consolidada. Sólo a modo de ejemplos se pueden citar los casos del puente colgante, donde cada vez son más las casas que se levantan a la vera del río Cuarto, el sector frente al corsódromo (bulevar Illia) y la zona de la ex aceitera en el sur de la ciudad.

Evidentemente, la situación amerita la toma de ciertas decisiones, pese a que los gobiernos todavía no sepan bien qué es lo que hay que hacer para encaminarse hacia una solución.

Fuente:Puntal