Buscar en este blog

11 nov. 2015

Lanzan una campaña para denunciar las presiones del Estado en tiempos electorales

La impulsan dos ONG sobre la base de casos reales que se dieron en dependencias oficiales



El listado es largo. Abarca siete carillas, en letra chica y sin espacios entre línea y línea. Acumula una denuncia tras otra sobre cómo distintas dependencias nacionales, provinciales y porteñas buscan imponer a los empleados que militen y voten a favor de los candidatos Daniel Scioli y Mauricio Macri

Una dice lo siguiente: "El 4 de noviembre se recibió una denuncia sosteniendo que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el secretario de Empleo, Matías Barroetaveña, y el subsecretario de Políticas de Empleo, Pablo Cano, citaron a los empleados del Ministerio y los arengaron a votar y hacer campaña para Scioli, bajo amenaza de que en caso de que ganara Macri, perderían su trabajo".

Otra detalla: "El 6 de noviembre se recibió un llamado anónimo para informar que en la Dirección General de Protección del Trabajo (CABA) obligaban a los empleados a ser fiscales de Cambiemos y les advirtieron que en caso de negarse los iban a despedir".

Esas dos denuncias -y cerca de 200 más- salieron a la luz gracias a la campaña "Que no te ponga la camiseta", que la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y Poder Ciudadano lanzaron para que los empleados públicos de todo el país -y de los niveles nacional, provincial y municipal- puedan denunciar de manera confidencial cuando los presionan para que militen o voten por un candidato en particular.


EL hospital de Posadas con carteles a favor de Scioli en sus parades.
Foto:LA NACION/Marcelo Gómez





Para eso, ACIJ y Poder Ciudadano abrieron una vía telefónica -el 0800-222-2684- y una casilla de correo -denuncias@acij.org.ar- para recibir las denuncias y alertar lo que ocurre cuando alguien mezcla los conceptos de "Estado", "gobierno", "partido" y "candidato" -con lo que comete un delito-, y encima amenaza a los empleados con cortarles las horas extras y otros beneficios, no renovarles sus contratos o hasta despedirlos.

"La apropiación de los recursos estatales constituye claramente un ejercicio abusivo de poder que se configura gracias a que no existe prácticamente ninguna regulación ni organismos autónomos en los cuales se pueda denunciarlos", explicó uno de los fundadores y miembro del consejo asesor de ACIJ, Ezequiel Nino.

¿Una práctica recurrente que surge de las denuncias? Las llamadas jornadas "de reflexión" que organizan, entre otros, los ministerios de Educación y la Dirección Nacional de Vialidad para que sus empleados comprendan que tal o cual el candidato es al que deben votar. ¿Otra? Los correos electrónicos institucionales en los que se "invita" a los empleados a "adherirse" a una carta pública a favor de un candidato.

Por ahora, el 55% de las denuncias son contra el Estado nacional, mientras que otro 15% detallan presiones sufridas en universidades nacionales. En ambos casos, a favor de Scioli. Otro 10% se distribuye entre municipios y otro 10% apunta al gobierno porteño -a favor de Macri-, en tanto que el resto se dispersa entre distintos ámbitos.

Así, por ejemplo, ACIJ y Poder Ciudadano recopilaron testimonios que coinciden en que desde varios ministerios enviaron empleados a un call center que montó Pro para solicitar fiscales y voluntarios que ayuden a controlar las elecciones.

Sin embargo, la dependencia que más denuncias acumula por ahora es el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, que lidera Julio Alak, pero que controla La Cámpora.

Fuente:LaNación