Buscar en este blog

16 ene. 2016

La historia del hombre que le "donó" 100 pesos a Macri para colaborar con el país

Alfredo Farías es rosarino, tiene 63 años y vende torta fritas sobre una ruta santafecina; en diciembre le escribió una carta al Presidente y le envió dinero y esta semana se sorprendió al recibir un llamado de la Casa Rosada

Alfredo Farías es rosarino, tiene 63 años, se dedica a hacer y vender pastelitos, bolas de fraile y torta fritas junto a su mujer, Mónica Silva, de 50 años, en una ruta santafecina y tiene dos objetivos: proteger el medio ambiente y colaborar con su país. Por esta última meta es que el 11 de diciembre le envió una carta a Mauricio Macri, quien entonces llevaba sólo un día como presidente, que, además de llevar un mensaje, contenía un billete de cien pesos "porque con un poquito cada uno, juntaremos mucho".

"Acepte estos $100 (cien) porque con un poquito cada uno, juntaremos mucho. Y usted va a solucionar algunas cosas y saldremos adelante. Y apenas Mónica y yo podamos, le enviaremos unos pesos más", dice un fragmento de la misiva compartido por el propio Macri en Facebook el pasado jueves, el día en que el presidente llamó a Alfredo para agradecerle por el gesto.

Un fragmento de la carta que Farías le envió a Macri
Un fragmento de la carta que Farías le envió a Macri.Foto:Facebook
"Fue un mensaje muy conmovedor por su sencillez, por su honestidad, por su gran confianza. Desde que leí la carta tuve ganas de llamar a Alfredo. Hoy a la mañana finalmente hablé con él. Fue una gran emoción para los dos. Le pude agradecer sus $100 (por supuesto, se lo vamos a enviar de nuevo) y le prometí que lo voy a visitar cuando viaje a Santa Fe para darle un gran abrazo [sic]", expresó Macri en la red social.

"El presidente me llamó el jueves a eso de las 11 de la mañana y yo, por supuesto, creí que era una joda, pero cuando empezó a citar palabras mías de la carta que le enviamos con mi señora, ahí me di cuenta que era cierto", dijo, por su parte, Alfredo al diario La Capital de Rosario, sobre su conversación de 20 minutos con el mandatario, quien esta semana llamó a varias personas que lo contactaron desde su asunción.

Alfredo y su mujer tienen un pequeño puesto en el cruce de la rutas provinciales 18 y 25. Se llama "Oski", por su hijo Oscar, quien hace un año y medio murió tras una larga enfermedad. Alfredo se dedica a los pastelitos durante la madrugada y la primera mañana y el resto del día construye hornos de barro a pedido. En su tiempo libre, además, es un activista del medio ambiente: busca obtener un predio donde refugiar animales en peligro de extinción y un mariposario para proteger a estos insectos de las fumigaciones, según La Capital.

El hombre de 63 años contó al sitio Via Rosario cómo surgió la idea de escribirle una carta a Macri y, además, enviarle 100 pesos.

"Me parecía importante su propuesta de campaña y creía fervientemente en la necesidad de un cambio, de ahí me nació la voluntad de escribirle algunas líneas y ponerme a disposición de colaborar en lo que pudiera", señaló.

Sobre su conversación telefónica, dijo que le expresó su "apoyo" al mandatario y "que sabía de su trabajo entusiasta para cambiar mucho de lo que estaba desarreglado". "Él [Macri] no paraba de agradecer mis palabras y me pidió que le creyera, que le tenga confianza, que va a cumplir sus promesas de campaña", relató Alfredo.

"Le pedí que acepte el dinero y el presidente cedió a mi planteo. Le dije que si medio país hiciéramos lo mismo esta gestión tendría una gran inyección para mejorar las cosas. Ahora hay que ver si cumple, yo le tengo fe", agregó, y dijo que si en el futuro no está conforme con lo que haga el presidente se lo va a "hacer saber".

Fuente:LaNación